Fundación FILBA

  1. EN
  2. ES /
Filba La Cumbre II 2019

Filba La Cumbre II 2019

Festival La Cumbre II desde el 21 al 23 de marzo de 2019

Las segundas partes pueden ser tan buenas como las primeras; en Filba lo comprobamos al volver a La cumbre y llevar adelante un nuevo festival de literatura. Del 21 al 23 de marzo La cumbre se volvió a llenar de conversaciones sobre libros, de  autores y de lectores. 

Los autores que nos acompañaron desde Buenos Aires esta vez fueron Ivonne Bordelois, Juan José Becerra, Esteban Feune de Colombi, Ana Ojeda y Tálata Rodriguez. 

Al igual que el año anterior, la hermosa Sala Miguel Ocampo brindó el espacio para la apertura del festival. Con el Congreso de la lengua muy próximo a ocurrir durante esos días, este nuevo festival basó algunas de sus discusiones y actividades en pensar la lengua. Tres autores fueron invitados a pensar microconferencias sobre algunas de sus preocupaciones más íntimas en torno al lenguaje. Así, Nelson Specchia habló sobre cómo la ilusión de verdad a ultranza está empobreciendo el lenguaje y en el mismo sentido, Juan Becerra escribió sobre los circunloquios del lenguaje destinados a no decir lo que se quiere decir. Ana Ojeda, por su parte, discurrió sobre el lenguaje inclusivo y la imposibilidad de salirse de él. Estas microconferencias sucedieron en distintos lugares de La cumbre: la galería de arte Júpiter, el Grand Hotel La cumbre, El paraíso, lugares que también fueron escenarios de confesiones reales o imaginadas, discusiones y entrevistas.

En la galería Parada Manantiales, Santiago Dartiguelongue, Esteban Feune de Colombi y Ana Ojeda pusieron en escena el trabajo con las palabras; el emblemático bar La esperanza se llenó de poesía y el bar de Peter tuvo un menú especial de lecturas a la carta. En el Paraíso se ofreció una visita des-guiada para desandar los pasos de tanta gente que visitó la casa de Manucho, y que sumó nuevas capas de sentido a esa casa emblemática. 

Durante todas las mañanas, como siempre sucede en los festivales, una serie de talleres reunió a interesados en hacer libros, en la crónica, en la poesía a pensar sobre esas actividades de la mano de escritores que saben mucho de esos géneros. 
Tres días intensos, donde nuevamente La cumbre nos dijo que es el lugar ideal para un festival de literatura: por sus paisajes, sus lugares y, sobre todo, por la gente.

Apoyan este festival