Filba Blog

Otros caminos para los libros

mayo 17, 2017

Filba Nacional Bariloche 2017 | Filba |

“En la imaginación, uno es dueño de todo, y es libre”, dice Rosario Bléfari, convencida, frente al grupo de jóvenes que la escucha atentamente en la sala de ensayo comunitaria Dengün Piuké. Falta poco para la inauguración del 6° Filba Nacional en Bariloche y parte de las conversaciones que queremos generar con los festivales ya empezaron a rodar en este encuentro, de alguna manera inesperado. Dengün Pikué queda en el barrio El Alto, en los márgenes de la ciudad; fue creada con ayuda de la Municipalidad, a instancias de un grupo de jóvenes que pedía una sala para reunirse y ensayar su música. Hoy, en ese espacio se juntan a tocar, pero también a leer, a escribir, a hablar de arte y a editar su propio fanzine, “El grito de Wenuleo”.

Degun Pikué AR (2)

Nuestros festivales buscan producir encuentros, intercambios y cuatro días de entusiasmo alrededor de la lectura, y queremos que esta oportunidad llegue al público más amplio posible. Por eso, este año, acercamos parte de nuestros libros y actividades a Dengün Piuké, y también a la escuela de arte La Llave y a la biblioteca del Barrio 270 Viviendas, todos ubicados en las zonas menos favorecidas de la ciudad.

En la primera visita -a la sala de ensayo- nos acompañó la actriz, música y poeta Rosario Bléfari y, mate en mano, el diálogo con los artistas locales pasó de tema en tema: hablaron del “arte que coloniza” y de la importancia de tener las cabezas abiertas para recibir todo tipo de manifestación artística y hacer con ella su propia producción. Rosario contó anécdotas personales y los jóvenes preguntaron y comentaron sin pausa. Una guitarra que apareció en el momento justo permitió el mejor cierre para una tarde inolvidable.

El viernes 7, mientras las actividades de la tarde comenzaban en la Biblioteca Sarmiento, fuimos a La Llave. Este espacio queda apenas a veinte minutos del Centro Cívico de Bariloche, pero a veces las dificultades de acceso pasan por cuestiones mucho más complejas que la distancia o la gratuidad de las actividades. Por eso, decidimos acercar parte de nuestro programa, esta vez con Pedro Mairal. El autor de Salvatierra y La uruguaya, entre otros libros, charló durante más de una hora con una treintena de jóvenes del último año del secundario. Le preguntaron sobre sus lecturas y sus fuentes de inspiración, pero también lo interpelaron sobre la responsabilidad del artista a la hora de plasmar la realidad cotidiana.

La visita a la biblioteca del barrio 270 Viviendas tuvo que ser cancelada porque coincidió con el día del paro nacional, pero los libros para los más chiquitos que se reúnen allí fueron entregados de todos modos.

La donación de libros forma parte de lo que venimos haciendo hace ya algunos años durante los festivales nacionales: colaborar en el armado de bibliotecas comunitarias. Creemos que los libros abren otros mundos y miradas posibles; nos ayudan a hacernos nuevas preguntas, a comprender lo que no entendemos, a rebelarnos contra lo que no queremos y, también, -como dijo Rosario- nos dan herramientas para construir la propia libertad.  Todo eso pueden hacer los libros y, allí donde podamos, trataremos de seguir compartiendo esta posibilidad.

Agradecemos a quienes nos acompañaron en estas actividades: Eliana Navarro de la Municipalidad de Bariloche, por darnos las primeras ideas y ponernos en contacto; Rosario Bléfari y Pedro Mairal por dedicarles su tiempo; y a las editoriales Eterna Cadencia, Fondo de Cultura Económica, Mansalva, Pequeño Editor, Planeta, RHM, Tusquets y al Fondo Nacional de las Artes por los libros; La Anónima por el envío desde Buenos Aires.

Sumate como amigo de Filba para ayudarnos a llegar a todo el país. 

COMPARTIR

Dejanos tu comentario